viernes , septiembre 25 2020
Home / Educación / JOSE ARMANDO PARTICIPA EN EQUIPO QUE DESARROLLA BIOSENSOR PARA DIAGNOSTICAR ENFERMEDADES RESPIRATORIAS

JOSE ARMANDO PARTICIPA EN EQUIPO QUE DESARROLLA BIOSENSOR PARA DIAGNOSTICAR ENFERMEDADES RESPIRATORIAS

A sus 25 años José Armando Santiago Ruiz se convirtió en el estudiante de la Licenciatura en Medicina y Cirugía de la UABJO con el mejor desempeño de la generación 2013-2020, pero además participó con el equipo que desarrolló un biosensor versátil para el diagnóstico e identificación de enfermedades pulmonares que ocasiona el contacto frecuente con aves.

Sus méritos académicos le hicieron acreedor al premio Pfizer a la excelencia académica que el Instituto Científico Pfizer está por otorgar este año a los estudiantes de medicina del país con mejores promedios de las universidades afiliadas a la Asociación Mexicana de Facultades y Escuelas de Medicina (AMFEM).

Él médico oaxaqueño que está en proceso de titularse es parte del equipo que conforman cuatro laboratorios de la Facultad de Ciencias de la UNAM y del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias: de Neurofisiología con la doctora Tatiana Fiordelisio Coll al frente; de Micro y Nanotecnología que dirige Mathieu Hautefeuille; de Biopatología que dirige la doctora Annie Pardo; y de Fibrosis Pulmonar a cargo del doctor Moisés Selman Lama.

Dedicación, desde la infancia

Antes que José Armando, su hermano mayor Luis, comenzó a estudiar en la UABJO la carrera de medicina y ahora está en su segundo año de residencia de Medicina Interna en el Hospital Adolfo López Mateos del ISSSTE, en la Ciudad de México.

Entre ambos hay cuatro años de diferencia, pero al nacer Luis tuvo complicaciones que influyeron para que antes de  los diez años padeciera fiebre reumática, una enfermedad que afecta al corazón y articulaciones.

Ese episodio hizo que su familia visitara constantemente hospitales y José Armando viera desde niño cómo por la saturación muchas personas enfermas no recibían el apoyo necesario, “así me fui interesando y me surgió el amor por la medicina”, recuerda el joven médico que a finales de agosto volvió a la Ciudad de Oaxaca para realizar su examen profesional.

Hermanos unidos por la medicina

Cuando en el 2013 José Armando ingresó a la Facultad de Medicina, su hermano Luis cursaba el tercer año de la licenciatura en Medicina, la cual concluyó con el segundo mejor rendimiento de su generación.

“Siempre fui un chico muy dedicado, el típico estudioso que me dedicaba cien por ciento a mi escuela y de vez en cuando hacía deportes. Como ya tenía ese hábito, aunado a que siempre mi familia me ha apoyado para que no necesitara trabajar, mi única obligación era estudiar y disfrutaba lo que hacía”, expresa con orgullo.

Al estudiar la licenciatura en Medicina, “mantuve ese ritmo y sí se me complicaba le preguntaba a mi hermano”. El 1 de agosto de 2019 ingresó al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias en la Ciudad de México para hacer su Servicio Social en Investigación, sin pensar que se le atravesaría la pandemia de COVID-19.

En el centro de la pandemia

“El Hospital en el que estuve es un centro de referencia de las enfermedades respiratorias de tercer nivel, llegan lo más raros y complicados casos”, relata al rememorar que al estar en el área de investigación no tuvo con el primer paciente de COVID-19, pero sí vió cómo el INER se convirtió en el centro de la información.

“El primer caso fue alrededor del 27 o 28 de febrero. En esa fecha tuvimos un congreso por parte neumología donde se planteaba que sólo esperábamos que ocurriera un caso de COVID en el país y el panorama que tendríamos con problemas de obesidad, hipertensión y diabetes”, y casi a la par el INER modificó su operatividad, en medio de “cierta paranoia” y el “revuelo afuera del hospital” porque los medios de comunicación lo volvieron el centro de la información de la pandemia.

Desde el área de enfermedad intersticiales, José Armando estaba ajeno del área de urgencias que atendían los primeros casos por SARS-CoV-2, pero también investigaba sobre el daño letal en los pulmones que enfrentan personas que inhalan las heces de las palomas u otras aves que cuidan.

“Desafortunadamente cuando llegan al INER la neumonitis u otras enfermedades del pulmón están muy avanzadas y se puede hacer poco por el paciente o el tratamiento es muy caro”, por lo que con la guía de su tutora, la doctora Ivette Buendia Roldán del INER, inició el desarrollo de un sensor versátil para el diagnóstico e identificación de antígeno aviario.

Desarrollan prototipo

En conjunto con cinco médicos y cinco investigadores ha podido desarrollar un prototipo que, muy similar a un glucómetro que con un piquete extrae sangre, puede medir los niveles de antígenos, una manera de detección oportuna y el paso previo a estudios más especializados.

Para el director de la Facultad de Medicina y Cirugía de la UABJO, Luis Manuel Sánchez Navarro, el premio Pfizer que va a recibir José Armando se suma al prestigio que académicos y egresados otorgan a la institución.

Junto con José Armando, de su generación egresaron 239 médicos y médicas que a finales de agosto presentaron su examen profesional con tabletas, en grupos de 15 distribuidos en espacios amplios como el auditorio o la sala de videoconferencias de la Facultad.

“Además de obtener un promedio de excelencia de 9.54 tiene la fortaleza de contribuir con un asesor a mejorar problemas de salud pública en todo el país, lo que permite que la Facultad de Medicina tenga un papel a nivel nacional”, además de otros premios que han obtenido estudiantes y profesorado.

El premio Pfizer que José Armando espera recibir en un congreso virtual es apenas el inicio de una larga trayectoria que anhela realizar para salvar la vida de otras personas. Ahora se prepara para su examen nacional de residencias médicas programado en noviembre, pues desea especializarse en otorrinolaringología, lo que implica  quedarse en el INER en promedio cuatro años más.

FUENTE : NADIA ALTAMIRANO

Acerca de AREDACCION ELEMENTAL

Compruebe también

ASÍ ESTUDIAN EN LA MONTAÑA DE GUERRERO

Ofelia Montealegre Vázquez está sentada en un banco elaborando un huipil de telar de cintura; ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *