miércoles , diciembre 2 2020
Home / Espectáculos / EL ARREPENTIMIENTO DE BO DEREK; LA LEYENDA SEXUAL

EL ARREPENTIMIENTO DE BO DEREK; LA LEYENDA SEXUAL

A los 63 años, Mary Cathleen Collins lleva una vida apacible en la hacienda que posee en las montañas de Santa Ynez, una región ubicada a unas dos horas al norte de Los Ángeles que se destaca por la viticultura. Desde enero, cuando decidió quedarse permanentemente en casa sin imaginar que a partir de marzo no tendría otra opción, se hace el café cada mañana, saca a pasear a los perros, da de comer a los numerosos caballos que posee, almuerza, pasa el resto del día con las tareas de la casa y después de cenar se pone a ver películas con John Corbett, el actor con que el convive desde hace 18 años y con quien lleva una relación amable y cordial, en la que no parece que ella hubiese nacido un lustro antes que él.

Muy de vez en cuando Collins acepta volver a convertirse en Bo Derek, aquella leyenda sexual que enloqueció a los estadounidenses primero y al resto del mundo después. Hoy queda claro que para crearla algo tuvieron que ver su difunto esposo, John Derek, el actor, director, fotógrafo y seductor de mujeres inolvidables que se enamoró de ella cuando apenas tenía 16 años y él 46, y Blake Edwards, el director que la eligió por encima de Melanie Griffith como la mujer perfecta para su película 10 , en la que Dudley Moore se obsesionaba con su silueta ideal y sus ojos del color del mar que no han perdido su atractivo.

La protagonista de ‘10’ también valora que tal vez esa relación la protegió de depredadores sexuales en el Hollywood de los 80

Dueña hoy de una fortuna estimada en 42 millones de euros, parte de la cual ha invertido en una empresa que fabrica comida para perros, Mary Cathleen vuelve a los platós de vez en cuando, como lo hizo para el telefilme JL Family Ranch , en la que compartió cartel con otras glorias de otros tiempos como Jon Voight, James Caan y Teri Polo. Sin embargo, para uno de los cuatro capítulos de la serie documental del canal de cable Reelz On my own words (Con mis propias palabras), en la que también hay episodios para Valeria Bertinelli, Bernie Mac y Fran Drescher, y que se emitió en agosto, Collins se atrevió a abandonar su semirretiro para reexaminar frente a la cámara su peculiar carrera. Según la actriz y modelo (ya que no hay que olvidar los famosos desnudos que hizo para la revista Playboy ), fueron muchos los intentos para convencerla de que contara en primera persona su vida, pero siempre dijo que no.

Fue el productor Bill Katz quien logró que se sentara durante cuatro horas a hablar frente a la cámara. Lógicamente uno de los temas inevitables en el documental fue el romance que vivió con John cuando ella era una adolescente, y él, un hombre casado con la también actriz Linda Evans: “Nunca me perdonaré a mí misma. Sé que no volvería a repetir un error así y creo haber aprendido de mis equivocaciones, pero siempre estaré en deuda con ella”, dijo Mary Cathleen en una entrevista con quien esto escribe, admitiendo que se sorprendió mucho cuando se enteró de que la protagonista de Dinastía , que hoy tiene 77 años, había aceptado hablar para el episodio: “Verle dando su testimonio me trajo tristes recuerdos de cuando comencé mi relación con John, que era entonces su esposo. Fue una época muy dolorosa para todos los involucrados. Pero ella es un hermoso ser humano, y yo no puedo creer que yo le haya causado tanto dolor. Linda es una persona muy privada, por lo que supongo que ella quería aclarar de una vez y para siempre como vivió esa historia”.

Bo Derek junto a su esposo John Derek,cuya relación se inició cuando ella tenía 16 años y él 46

Bo Derek junto a su esposo John Derek,cuya relación se inició cuando ella tenía 16 años y él 46 (Ron Galella / Getty)

El episodio también analiza en detalle las complicaciones por las que ella y Derek tuvieron que pasar para evitar ser perseguidos por la justicia californiana, que consideraba un delito la relación entre los dos. En la entrevista, Bo sostuvo que tal vez fue esa relación la que la protegió de los embates de los depredadores de Hollywood que acechaban en la década de los ochenta. “Comencé a trabajar para mi esposo cuando tenía 17 años, y aunque se pueda discutir si esa relación era acertada o no, me ofrecía cierta protección. Suelo compararla a la historia de Gwyneth Paltrow con Harvey Weinstein, que le tenía miedo a Brad Pitt. Mi esposo tenía su reputación, por lo que mucha gente le temía. Pero también sé que tuve suerte de que era un buen hombre, porque yo estaba perdidamente enamorada de él. Podría haber sido un abusador y la historia hubiese sido completamente diferente”, reflexiona hoy.

No podía faltar en el episodio la reputación de tonta que acompañó a Bo durante toda su carrera, algo que ella aceptó como parte del personaje que en aquellos tiempos le hizo millonaria: “Soy rubia, y nunca sentí la necesidad de salir a explicar que soy inteligente. No soy ninguna boba. Y siempre me sentí muy satisfecha con el cerebro que me tocó. Me alcanzó para lograr lo que me propuse, pero nunca sentí que tenía que salir a cambiar la opinión de la gente. Y en este momento de mi vida me siento muy cómoda con mi inteligencia. A pesar de las extrañas decisiones que tomé en mi vida, y las películas delirantes en las que participé, la gente me trata con respeto, y eso para mí es más que suficiente”, afirma.

Acerca de JPRedacción

Compruebe también

SEMOVI CANCELA 60 CONCESIONES A TRANSPORTISTAS

En lo que va del año 2020 Por realizar servicio fuera de su ruta, incurrir ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *