martes , enero 22 2019
Home / Lo del Día / FALLECE VIVIAN MICHELLE TRAS IMPACTO EN LA CABEZA POR BALA TIRADA AL AIRE

FALLECE VIVIAN MICHELLE TRAS IMPACTO EN LA CABEZA POR BALA TIRADA AL AIRE

Vivian Michelle, la niña de siete años que recibió un disparo mientras con su familia esperaba la cena de fin de año en el Istmo de Tehuantepec, fue declarada muerta a las 8:40 horas de hoy.

La letalidad del disparo que recibió la noche del 31 de diciembre pasado provocó que los órganos de la niña Vivian Michelle dejaran de funcionar, a pesar de los esfuerzos médicos en el Instituto Nacional de Pediatría y los ruegos de sus familiares.

La noticia fue confirmada vía telefónica por su padre Fernando López Fuentes: “Su cuerpecito ya no funcionaba con los medicamentos que tenía y que prácticamente eran más fuertes, su cuerpo no mandaban señales, sus órganos no funcionaban al cien, prácticamente tenía muerte cerebral”.

Entrevistado mientras espera que se realicen los trámites para trasladar el cuerpo de su pequeña hija a territorio oaxaqueño, consideró la posibilidad de que sea sepultada en Matías Romero, a donde había acudido de vacaciones con su familia para disfrutar de la Navidad y el Año Nuevo.

Con el dolor y la impotencia de saber que su hija murió por el uso indiscriminado de armas de fuego, exigió al gobernador Alejandro Murat una investigación “muy profunda” que permita detener a la persona responsable de arrebatarle la vida, “porque sí no se actúa esto va a seguir ocurriendo, son personas inocentes que salen afectadas”.

***El texto que viene a continuación se redactó cuando su familia aún tenía esperanzas de que Vivian Michelle sobreviviera.***

La noche del 31 de diciembre pasado, la niña Vivian Michelle quería verse muy linda. Se puso el conjunto de pantalón y blusa de la Princesa Sofía, junto con los tenis que le pidió a su madre Dalia Guzmán González, a quien no pudo abrazar cuando empezó el 2019 porque una bala de 5 milímetros se incrustó en su cabeza y la hizo iniciar una lucha por su vida.

“Mamita ¿quieres un esquite?”, le preguntó la niña de 7 años a su madre, quien le respondió que no quería porque estaba “medio llena” con lo que la familia, reunida en el patio de la casa de la calle República de Ecuador, en la Colonia Llano Suchiapa de Santa María Petapa, en el Istmo de Tehuantepec, había comido previo a la cena de fin de año.

“Mi hija me respondió que ella si quería un esquite”, pero no pudo salir del centro del círculo que sus tías, primos, abuelos y demás familiares habían formado con sillas en las que se sentaron para platicar. Dalia la vio girar ligeramente y escuchó que “medio gritó tantito” y un “chuck”, una especie de sonido “de algo ligero” que le advertía que era una bala que no alcanzó a ver de dónde pudo venir.

“Yo logré escuchar que dijo mamita”, recuerda con el dolor que han sumado 60 horas de angustia por la salud de su hija a quien el primero en abrazarla fue su padre Fernando López Fuentes, quien estaba más cerca de ella.

Antes de cenar

Él también recuerda que Vivian Michelle alcanzó a decirle papá. Eran aproximadamente las 22:30 horas del lunes 31 de diciembre de 2018. Cenarían carnes asadas y un cuñado suyo llegó a ofrecer esquites y en lo que su hija esperaba que le prepararan el suyo se acomidió a preguntar si alguien más quería uno.

Fernando vio que Vivian se desmayó, pensó que una piedra la había golpeado en la cabeza, la reviso y vio una herida con poco sangrado, no había ninguna roca cerca; entre el ruido de la música y los cohetones, era imposible identificar los sonidos, la tomó en sus brazos para revisarla.

Entre sus familiares había mujeres enfermeras que ayudaron a darle los primeros auxilios a la pequeña que junto con su madre, su padre y sus tres hermanos vive en Santa María Coyotepec, municipio cercano a la ciudad de Oaxaca. Habían llegado desde el 15 de diciembre a Petapa a pasar las vacaciones de fin de año.

Un vecino prestó su vehículo para que Vivian llegara al Hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Matías Romero, municipio cercano. “La recibieron, la entubaron y estuvo bajo valoración médica, prácticamente nos dijeron que tenía muerte cerebral, sin practicarle un estudio, por la características de las pupilas”.

En espera de buenas noticias

La familia permaneció en vela casi doce horas, lo único que le comentaban es que la iban a trasladar a un hospital de especialidades. La ayuda llegó y les ofrecieron una ambulancia aérea que les esperaba en Ciudad Ixtepec.

“Lo mucho que pudo hacer el IMSS es apoyarme con una ambulancia y personal para trasladarnos ahí a Ciudad Ixtepec”, precisó Fernando, él único que pudo acompañar a su hija hasta el Estado de México, de donde la trasladaron al Instituto Nacional de Pediatría, en la Ciudad de México.

“De inmediato la metieron a valoración médica, nos dijeron que su respiración venía muy lenta, porque en el traslado le suspendieron los medicamentos, lograron normalizar su respiración, a base de medicamentos ella está respirando, sin esos no tendría la fuerza necesaria”, reveló.

Los tiempos de traslado, la hora de llegada o de ingreso se han borrado, pero no la imagen de su hija encamada, con todos los aparatos adheridos en su cuerpecito, a quien apenas unos días atrás podía abrazar sin esa bala alojada en el lado izquierdo de su cabeza, provocando una inflamación en el cerebro por la que aún no puede ser intervenida.

“Mi nena es un amor, es una niña muy hermosa, muy alegre y cariñosa, inquieta y traviesa”, recuerda el hombre que se desempeña como Policía Estatal y que había llegado la madrugada del 31 para recibir el fin de año con su familia.

Piden decomisar armas

En la conversación telefónica Fernando llora, se le dificulta hablar y rememorar que a sus siete años Vivian ya soñaba “con muchas cosas, ir a la escuelita, con ser maestra, con estar al frente de muchas personas, a todos les hablaba porque es muy inteligente, cuando iba a la escuela se le figuraba que era la maestra, se ponía a jugar conmigo y sus hermanitos”.

Ese mismo amor y cariño lo recuerda su madre Dalia, quien pensaba pasar el Año Nuevo “agradeciendo a Dios por todos los favores que nos ha dado” y no entre ruegos por la vida de su hija que extingue una bala que no saben quién disparo.

Ese dolor hizo exigir a ambos que la Fiscalía General del Estado o las autoridades federales autoricen cateos en las casas para decomisar armar.

“Yo no radico ahí, pero todos los días que estuve, a cualquier hora se escuchan los balazos, no se puede hacer una llamada por miedo que maten al que denuncie” y su reproche hacia la fatalidad que los alcanzó es inevitable:

“Ni siquiera estábamos tomando ni nada, estábamos preparando lo de la cena, fue algo rápido, ni siquiera nos dimos cuenta de dónde salió el disparo” que ahora hace que Vivian Michelle luche por su vida.

Acerca de JPRedacción

Compruebe también

LICITACIONES PUBLICAS SERÁN TRANSMITIDAS EN VIVO : SCT

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), dirigida por Javier Jiménez Espriú, iniciará la transmisión de licitaciones ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *