Además de esto, como las desapariciones son algo cotidiano en México, existe el peligro de que pierda relevancia para la población y que las historias ya no conmuevan.

Por lo anterior, la organización trató de hacer una campaña “un poco distinta”, en la que tienen protagonismo desaparecidos pero también familiares.

Para CICR este tipo de situaciones han tenido relevancia en numerosas campañas anteriores y en esta ocasión buscaron darle un enfoque distinto y no necesariamente relacionado con el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, que se celebra el 30 de agosto.

México registra más de 40 mil desaparecidos en la última década.

Y del 2006 al 2017 se reportaron alrededor mil 606 fosas clandestinas en el territorio mexicano, de las que se han exhumado 2 mil 489 cuerpos y 584 restos humanos, de acuerdo al reciente informe “Violencia y terror: hallazgos sobre fosas clandestinas en México 2006-2017” publicado en junio.

Además, desde diciembre de 2018 -cuando asumió el poder Andrés Manuel López Obrador con la promesa de atender con prioridad esta tragedia- se han localizado 222 fosas y 337 cuerpos.