jueves , julio 19 2018
Home / Principal / JUSTICIA PARA EDWARD, SIN CRIMINALIZAR MEDICOS .

JUSTICIA PARA EDWARD, SIN CRIMINALIZAR MEDICOS .

Estos últimos días han sido muy movidos para el gremio médico. Las batas blancas volvieron a salir a las calles para exigir que no se criminalice el acto médico. Y aparentemente, por el momento, ganaron. Porque no se debe criminalizar la función de los médicos, ya que ninguno en su sano juicio provocaría la muerte de un paciente de manera intencional.

Pero tampoco debe quedar sin respuesta el reclamo de los padres del niño fallecido y mucho menos, sin justicia. Ellos perdieron a su hijo y piden que se haga justicia. Lo mínimo que necesitan es que, precisamente, se les haga justicia. Y la sociedad, en general, necesita saber realmente qué fue lo que pasó.

Porque, como decían precisamente algunos médicos, a partir de este caso se puede afectar la relación entre ellos y sus pacientes.

Me pongo a pensar en Edward, quien como dicen sus papás en un mensaje colocado en un espectacular, a un costado de la carretera: “Mi hijo entró a cirugía por una fractura de brazo… me lo entregaron muerto 8 horas después. Tú como madre o padre ¿qué harías? #JusticiaParaEdward #NoALaImpunidad”.

Qué difícil situación. Por un lado, los médicos, muchos de ellos, trabajando en pésimas condiciones, pero dando todo por sus pacientes, y por otro, los pacientes que no saben nada de términos médicos y que lo único que buscan es ser atendidos de sus males.

Pero no es el único dilema ni problema que despertó este caso. La detención y posterior acusación de un homicidio intencional del doctor traumatólogo, Luis Alberto Pérez Méndez, también sacó a la luz las carencias que se viven en muchas partes del país, tanto de equipos e insumos médicos que se registran no sólo en las instituciones de salud pública, sino también en las privadas.

No hay que perder de vista que este pequeño no pudo ser atendido en la clínica de atención primaria en Telixtlahuaca, donde sufrió el accidente, porque no se tenía el equipo para intervenirlo. Ante ello sus padres tuvieron que llevarlo al Hospital Civil de Oaxaca, pero se encontraron que en éste el personal estaba en paro de labores. De ahí que lo llevaran al Hospital del Valle, un espacio privado, que tampoco contaba con equipos médicos suficientes para atenderlo cuando comenzó a tener complicaciones postoperatorias, por lo que el menor terminó en el Hospital San Lucas. Toda una cadena de carencias de equipos e insumos médicos que terminó con la vida de un niño.

ABATELENGUAS

Ante todo este entramado, uno se pregunta, ¿y qué papel juega la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), el organismo dependiente de la Secretaría de Salud, que se supone es el árbitro que soluciona los pleitos entre los médicos y los pacientes?

Porque la realidad es que la Conamed se ha convertido en un “elefante blanco” que no cuenta con instrumentos legales para obligar a ambas partes a llegar a un acuerdo en común. Porque si una de las dos partes no quiere sentarse a conciliar, este organismo no tiene autoridad legal para hacerlos llegar a un acuerdo.

Tampoco puede quitar la cédula profesional al médico que se le comprueba una mala práctica médica.

Por eso muchas de las denuncias prefieren irse por la vía penal, tal como ocurrió en el caso de los papás del niño Edward.

BAJO EL MICROSCOPIO

Que supuestamente para evitar que el personal del ISSSTE incurra en delitos electorales, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) les dará, hágame usted el favor, videoconferencias para evitar que los recursos y los programas de salud sean utilizados con fines político-electorales. Como si estas situaciones, si así fuere, se llevaran de manera espontánea por los trabajadores y no por sus mandos superiores que promueven las videoconferencias.

FUENTE: EXCELSIOR RUTH RODRÍGUEZ

Acerca de DRedacción

Compruebe también

FIN DE SEMANA EN OAXACA DEJA 9 ASESINATOS

Este fin de semana dejó un saldo de nueve personas muertas y dos heridas en ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *